noviembre 28, 2012

Colombia se quedó con las islas, los cayos pero perdió el mar.




Corte Internacional de La Haya reduce el mar colombiano, pero ratifica soberanía sobre los cayos.


La critica...

La Corte Internacional de Justicia de La Haya, le otorgó soberanía a Colombia, sobre las islas los cayos en disputa con Nicaragua. Ante este fallo, Colombia seguirá ejerciendo soberanía sobre los cayos que reclamaba Nicaragua en el mar Caribe.“La Corte concluye que Colombia y no Nicaragua, tiene soberanía sobre los islotes en disputa”, precisó Peter Tomka, presidente de la Haya. También se dio a conocer que sobre el segundo tema, el del límite marítimo entre los dos países, se le restó mar a Colombia y acogió el concepto del "enclave", es decir que dos de los cayos sobre los que el país mantiene soberanía quedaron en aguas nicaragüenses. En consecuencia, cambió el mapa de Colombia en el Caribe.

La decisión tomada por la Corte Internacional de Justicia de La Haya afectará a un considerable grupo de sanandresanos tanto artesanales como industriales dedicados a la pesca, debido a que uno de los sectores con mayor riqueza pesquera ahora quedará bajo la jurisdicción de Nicaragua. La pesca representa el segundo sector económico de las islas después del turismo. El área que perdió Colombia, sobre todo en el sector norte, era una gran fuente de ingresos por ser rica en productos pesqueros. Se pronostica que habrá un fuerte impacto social y económico para muchas familias.

Otro aspecto importante es que Colombia tiene una reserva de biosfera que fue reconocida por la UNESCO, habrá que esperar si la administración de las islas, seguirá siendo manejada por Colombia o la soberanía será de Nicaragua. También al dejar a Serrana y Quitasueño como enclaves se pierde porque afecta la actividad vital de los pescadores de las Islas, en las calles de San Andrés, los pobladores discuten abiertamente sobre el tema y expresan su insatisfacción por el impacto que tendrá para la economía local. En materia de biodiversidad el fallo es muy dañino, Nicaragua podrá iniciar exploraciones de petróleo las cuales acabarán con especies de mar e incluso con las dos islas colombianas (Quitasueño y Serrana) que quedaron en su territorio, así lo señala Alexander Moreno Hincapié transeúnte de la calle, la verdad veo muy oscuro el panorama económico y ambiental, Teniendo en cuenta el impacto que genera esta decisión y el fallo que emitió la Haya, los colombianos toman posiciones y opinan acerca del tema: La postura que debemos adoptar todos los colombianos, es apoyar a los compatriotas de san Andrés en su marcha y unir esfuerzos con un único propósito desacato al fallo de la corte internacional de justicia no hay otra salida para no perder soberanía sobre nuestro mar territorial. Aceptando este fallo quedamos como cobardes ya que somos 50 millones de habitantes colombianos contra 5 millones de Nicaragua.

No es edificante la herida patriótica que se ha abierto en los perdedores. Entendible las protestas y el dolor de los raizales de San Andrés, que ahora van a tener que pedirle permiso al señor Ortega para ir a pescar a sus sitios habituales, pero el resto del país se ha puesto a llorar por algo de lo que nunca se ocupó, como nunca se ocupo de Panamá en su momento. Si el tarascazo sirve para que por fin velemos por la totalidad del país y no nada más por ciertos barrios de Bogotá, el infortunio tendrá al menos ese aspecto positivo. Pero quién sabe si una vez disipada la conmoción se den pasos concretos. Al fin al cabo recordemos que según Gabriel García Márquez que somos el país que no les escribe cartas a sus coroneles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada